Rainforest Trust’s Species Legacy auction program includes new Dracula Reserve frog, forest mouse, and orchid

dav

New Pristimantis frog. Photo: EcoMinga/Jordy Salazar.

 

[Traducion en espanol abajo]

Tomorrow, December 8, 2018, the Rainforest Trust will put up for auction the naming rights for a number of new species from around the world. The goal is to raise money for Rainforest Trust’s partners, such as EcoMinga, to permanently protect each of these species, and then name each new species after the donor who protects them, or after a person or thing that the donor designates.

Rainforest Trust describes the program as “A historic opportunity to name a species new to science and protect their habitat… Rainforest Trust is celebrating 30 years of conservation success with the largest ever public auction of species naming rights. The twelve newly discovered species pictured below need scientific recognition and we’re providing an exclusive opportunity to preserve your legacy through purchasing the naming rights. Or bid to give the ultimate gift to a loved one this holiday season! Proceeds from this auction go directly to the nature reserves in which these species live, so a bid for one of these species’ names is a chance to both save them from extinction and honor someone or something you care about.”

Rainforest Trust has included three species from the Dracula Reserve and its vicinity, including the most beautiful frog of the whole auction, and the only mammal, and the biggest orchid:

 

MarioYanez49

New Pristimantis frog. Photo: Mario Yanez

Pristimantis sp. nov.  (blue eyes)

This stunning new frog with unusual blue to blue-gray eyes was featured in an earlier post. It was found after a long journey into one of the best foothill forests our herpetologist reserve manager, Juan Pablo Reyes, had ever seen in western Ecuador. This forest is adjacent to our current Dracula Reserve, and a target for future purchase, so Juan Pablo and Mario Yanez (INABIO) were charged with investigating it. On their first night in this magnificent forest, these experienced frog scientists quickly became aware of a series of strange unfamiliar frog songs, most of them coming from the canopy above their heads. (Like the best birdwatchers, good frog scientists know the calls of all the local frogs, and hunt for new species mostly by sound.) Searching for the sources of these calls with their flashlights, Juan Pablo and Mario finally located the eye reflections of one of the mystery frogs singing on an aroid leaf about 3.5 meters above  the ground. Juan Pablo climbed a neighboring trunk and was able to use a stick to knock off the leaf, which spun to the ground while the frog stuck firmly to its surface! The herpetologists caught it, and the moment they saw its blue eyes contrasting with the yellow body mottled with brown, they knew they had found a species new to science.

 

_DSC4378

New forest mouse. Photo: Jorge Brito

Chilomys sp. nov.

This little animal was first encountered during our initial Dracula Reserve expedition in 2015, with scientists from the Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO) and University of Basel (Switzerland) in search of mammals, reptiles, and amphibians. Jorge Brito from INABIO was the mammal expert. During the first week of the expedition very few animals were found, but among them were three small individuals in the small genus Chilomys (forest mice) that caught Jorge’s attention, since there were no reports of a Chilomys like this from the region. He could not identify them to species at that time, and listed them as “Chilomys sp.” in his report. No more individuals were found until a new expedition in 2016, when more were found in the highest part of the reserve. With these new individuals Jorge was able to judge the range of variation in the species’ traits. Another individual was collected in 2018 in one of the lower parts of the reserve, showing that this animal was in fact widely distributed throughout our Dracula Reserve mosaic, though most abundant in the highest parts.

Once all the individuals were studied, it became clear that these enigmatic mice were different from the other known species of Chilomys, showing that the region protected by the Dracula Reserve was not only special for plants and frogs but also for mammals.

 

DSC_0520

New Trevoria orchid. Photo: Luis Baquero

Trevoria sp. nov. (orchid)

This species discovery needed a lot of patience. The first known plant was found eight years ago in a remote part of what is now our Dracula Reserve, by orchidologist Luis Baquero and local resident Hector Yela, who is now our reserve guard. It did not have flowers so nothing could be concluded about it. Over the succeeding years several other plants were found in distant parts of the future Dracula Reserve, always without flowers. One of them was collected alive and kept in the Quito Botanical Garden, where it finally flowered for the first time this year. The flower has a strong odor of olive oil. Sadly the creation of our reserve did not happen in time to save the largest population of this species, but we have  managed to protect some of the other populations.

Please spread the word about this opportunity to support conservation and name a species. Remember, tomorrow is the day!

Lou Jost, Fundacion EcoMinga

Nuevas especies de ranas, orquídeas y ratones de bosque de la Reserva Drácula se incluyen en Subasta de Nominación de Especies de Rainforest Trust
Traducido por: Alejandra Solórzano Flores
 
IMG 01- Nueva rana de Pristimantis. Fotografía: EcoMinga/Jordy Salazar.
 
Mañana, 8 de diciembre 2018, la organización Rainforest Trust pondrá en subasta los derechos para nombrar nuevas especies alrededor del mundo. La meta es recaudar dinero para los socios de Rainforest Trust, como EcoMinga, para proteger permanentemente cada una de estas especies, y nombrar cada nueva especie en honor del donador que las protege, o de una persona o cosa que el donador designe.
Rainforest Trust describe el programa como “Una oportunidad histórica de nombrar una especie nueva para la ciencia y proteger su háibitat… Rainforest Trust está celebrando 30 años de éxito en conservación con la mayor subasta pública de derechos para la denominación de especies. Las 12 nuevas especies descubiertas que se muestran a continuación necesitan un reconocimiento científico y estamos brindando una oportunidad exclusiva para preservar su legado mediante la compra de los derechos de nominación. ¡O haga una oferta para darle el mejor regalo a un ser querido en estas fiestas! Los ingresos de esta subasta irán directamente a las reservas naturales en las cuales estas especies viven, por lo que una oferta por la nominación de estas especies es una oportunidad para salvarlas de la extinción y honrar a alguien o algo por quien te preocupas“.
Rainforest Trust ha incluido tres especies de la Reserva Dracula y sus alrededores, incluyendo el más hermoso anfibio de la subasta, el único mamífero, y la orquídea más grande.

IMG 02 – Nueva rana Pristimantis. Fotografía: Mario Yanez


Pristimantis sp. nov.  (ojos azules)
Este nuevo anfibio con inusuales ojos azules a gris-azules fueron reportados en un post anterior. Fue encontrado después de un largo viaje en uno de los mejores bosques de las estribaciones que nuestro gerente de reserva herpetólogo, Juan Pablo Reyes, ha visto alguna vez en el oeste de Ecuador. Este bosque se encuentra adyacente a nuestra Reserva Drácula actual, y es un objetivo para futuras adquisiciones, así que Juan Pablo y Mario Yánez (INABIO) se encargaron de investigarlo. Durante la primera noche en este magnifico bosque, estos cientificos experimentados en ranas se dieron cuenta rápidamente de una serie de extraños cantos de rana desconocidos, muchas de ellos provenientes del dosel sobre sus cabezas (Como los mejores observadores de aves, los buenos científicos de ranas conocen las llamadas de todos las las ranas locales, y buscan nuevas especies en su mayoría por el sonido). Buscando la fuente de estas llamadas con sus linternas, Juan Pablo y Mario finalmente encontraron el reflejo de los ojos de una de las misteriosas ranas cantando en una hoja de aracea unos 3.5 metros sobre el suelo. Juan Pablo trepó un tronco vecino y logró usar un palo para golpear la hoja, la cual cayó al suelo mientras la rana se sostenía firmemente a su superficie! Los herpetólogos la atraparon, y el momento que vieron sus ojos azules contrastando con su cuerpo amarillo con manchas color café, supieron que habían encontrado una nueva especie para la ciencia.
IMG 03 – Nuevo ratón de bosque. Fotografía: Jorge Brito
Chilomys sp. nov.
Este pequeño animal fue encontrado primero durante nuestra expedicioón inicial a Reserva Drácula en 2015, con científicos del Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO) y la Universidad de Basilea (Suiza) en la búsqueda de mamíferos, reptiles y anfibios. Jorge Brito del INABIO fue el experto en mamíferos. Durante la primera semana de la expedición, muy pocos animales fueron encontrados, pero entre ellos hubo tres pequeños individuos del género Chilomys (ratón del bosque) que captó la atención de Jorge, ya que no había reportes de Chilomys como este en la región. Él no pudo identificar la especie en este momento, y lo enlistó como “Chilomys sp.” en su informe. No se encontraron más individuos  hasta una nueva expedición en 2016, cuando se encontraron más en la parte más alta de la reserva. Con estos nuevos individos Jorge fue capaz de evaluar el rango de variacion de las características de esta especie. Otro individuo fue colectado en 2018 en una de las partes más bajas de la reserva, demostrando que, de hecho, este animal se distribuye ampliamente dentro del mosaico de nuestra Reserva Drácula, aunque es más abundante en las partes altas.
Una vez todos los individuos fueron estudiados, se volvió claro que estos enigmáticos ratones eran diferentes de otras especies conocidas de Chilomys, demostrando que el área protegida por la Reserva Drácula no fue especial sólo para plantas y anfibios, si no también para mamíferos.
IMG 04 – Nueva orquídea Trevoria. Fotografía: Luis Baquero
Trevoria sp. nov. (orquídea)
El descubrimiento de esta especie necesitó de mucha paciencia. La primera planta conocida fue encontrada ocho años atrás en una parte remora nde lo que hoy es Reserva Drácula por el orquideólogo Luis Baquero y el residente local Héctor Yela, quien ahora es nuestro guardia de la reserva. El individuo no tenía flores, así que no podía concluirse nada acerca de este. A lo largo de los siguientes años, muchas otras plantas se encontraron en diferentes partes de la futura Reserva Drácula, siempre sin flores. Una de ellas se colectó viva y se envió al Jardín Botánico de Quito, donde finalmente floreció por primera vez ese año. La flor tenía un fuerte aroma a aceite de oliva. Tristemente la creación de nuestra reserva no ocurrió a tiempo para salvar a la población más grande de esta especie, pero hemos logrado proteger a algunas de las otras poblaciones.
Por favor difundan la voz acerca de esta oportunidad para apoyar la conservación y nombrar una especie. Recuerden, mañana es el día!
Lou Jost, fundación EcoMinga.